miércoles, 8 de enero de 2014

Cerca de Felipe IV: Fulano y Mengano

En la entrada correspondiente ya me referí a la utilización del pedernal en la Cerca de Felipe IV, siguiendo la línea general del blog. Quizás lo hice de forma excesivamente escueta, como es la tónica de esa "línea general", luego me enteré, gracias al Foro del viejo Madrid, que en realidad este tramo de Cerca es una reconstrucción del siglo XVIII, a la que la Asociación "Ciudadanía y Patrimonio" trata de rehabilitación poco rigurosa. En esto discrepo de la ACP; ya me gustaría, e imagino que también a la Asociación, que todas las rehabilitaciones que se han hecho y que se harán en Madrid, se aproximen al original como esta lo hace.

Mi excusa para volver a hablar de la Cerca de Felipe IV es haber visionado (parece que es el verbo adecuado) una película española titulada Fulano y Mengano, fechada oficialmente en 1959, aunque otras referencias la ubican en 1956, fecha que, por razones que luego explicaré, me encaja mejor que la anterior. El Director, Joaquín Luis Romero Marchent, fue uno de los creadores del spanish western, y quizás alcanzó su mayor popularidad al dirigir diversos capítulos de Curro Jiménez. El guión de Fulano y Mengano lo compartió con Jesús Franco y con José Suárez Carreño, un mexicano con una biografía bien curiosa; hombre claramente integrado en la izquierda, pero con significativas relaciones con distintos personajes del Régimen, lo que le permitió trabajar durante aquellos años en España, y participar en la "denuncia" de la situación social del País. 

La película muestra un Madrid marginal, con personajes que sobreviven casi milagrosamente a la carencia de lo más elemental, empezando por la comida, pero compartiendo las penurias y apoyándose unos a otros con la solidaridad propia de los desamparados. Los actores protagonistas son un inmejorable Pepe Isbert y unos eficaces Juanjo Menéndez y Julita Martínez. Curiosamente, gracias a la película he recordado uno de los usos y costumbres desaparecidos de la calle madrileña cual era la venta ambulante de corbatas, que seguramente se apoyaba en aquello de que: al hombre de corbata, según se le ve, se le trata.


Fotograma de Fulano y Mengano
Pero lo que que aquí importa es que, junto a los actores, la película tiene otro gran protagonista: Madrid, y mas en concreto la zona de San Francisco el Grande y el ahora tan controvertido Parque de la Cornisa. En efecto, Isbert y Menéndez, tras salir de la cárcel condenados por delitos que no habían cometido, se refugian en una casa con aire de palacete en ruinas, que la acción sitúa al final de la calle del Rosario, en los altos de la Cuesta de las Descargas. Para entrar y salir de esta casa los protagonistas pasan a través de un agujero practicado en una valla de ladrillo que limitaba la calle del Rosario, por el que se puede ver, en varios fotogramas, la Basílica de Nuestra Señora de los Ángeles, más conocida como San Francisco el Grande. La ubicación de la tapia de puede apreciar mejor en una instantánea de la época, en la que se puede contemplar el segundo tramo de la calle del Rosario, con los niños jugando al mediodía, según la información que proporcionan las sombras producidas por el sol primaveral o veraniego, dados los vestidos de las niñas.


Fotograma de Fulano y Mengano
Todo esto está bien, pero ¿qué tienen que ver el tema y la película con el blog? Pues muy sencillo, si observamos el fondo de la imagen en la que aparecen Pepe Isbert y Juanjo Menéndez, se puede ver un muro compuesto por nuestros familiares ladrillo cocido y cuarteles de pedernal.

Esta visión se amplia y complementa con otros fotogramas en los que se puede apreciar una largo tramo de muro pedernalicio que entiendo corría en paralelo del borde de la Cuesta de las Descargas. En el fondo se ve la casa ruinosa en la que nuestros personajes viven sus muchas miserias y sus escasas alegrías.


Fotograma de Fulano y Mengano, en el que se aprecia el muro de ladrillo y pedernal, entiendo que orientado al oeste
Imagen tomada del Foro del Viejo Madrid 
Mi conclusión es que ese muro no es otra cosa que el lienzo de la Cerca de Felipe IV que limitaba por el oeste aquel Madrid y que va desapareciendo progresivamente gracias a la corrosiva coincidencia de la acción directa de distintos intereses y la omisión culpable de quienes deberían mirar con criterio por el patrimonio ciudadano. Entiendo que se trata de la continuación del tramo fotografiado en la entrada del Foro del Viejo Madrid, antes citada y que reproduzco aquí.


Cerca de la Casa de Campo
Llegado a este punto me parece oportuno y necesario hacer dos o tres de reflexiones: La primera, es que en el siglo XVII, e inspirados por Gómez de la Mora, se construyeron distintos muros y cercas en Madrid, como es el caso de la Cerca de Felipe IV, la Cerca de la Casa de Campo y creo que la del Retiro, todas ellas con la misma composición de ladrillo y pedernal. La segunda, es que, inevitablemente, todo este pedernal no puede provenir del reciclado de la muralla madrileña, salvo que hubiera tenido una longitud similar a la de la muralla china. Esto ahonda en la crisis que dejé apuntada en La reutilización del pedernal, al constatar que Gómez de la Mora encargaba la compra de pedernal en Coslada, para utilizar en la construcción del Ayuntamiento, constatación que me impidió incluir este bello edificio en mi relación de receptores del pedernal de la muralla (antes o después tendré que revisar el tema de los orígenes de los distintos pedernales). La tercera reflexión, me lleva a reforzar la tesis del pedernal como arquetipo madrileño de la seguridad, ya que todaaquella construcción que tuviera como finalidad marcar límites o proteger algo, se diseñó incorporando el pedernal protector.

No puedo cerrar esta entrada sin dejar constancia de mis vínculos personales con varios elementos del Madrid "protagonista" de Fulano y Mengano. El más importante de todos es, sin duda, el hecho de que mi abuela materna vivía en una casa a la que se accedía por la calle San Bernabé (no recuerdo el número) pero cuyo balcón daba a la calle del Rosario (por cierto, que en una ocasión metí la cabeza entre los barrotes y mi madre tuvo que untarme con jabón  para poder sacarla) Esa casa, como otras varias, fue demolida para abrir la hoy denominada Gran Vía de San Francisco, y mi abuela con mis tíos y primo, realojados en García Noblejas (San Blás) 


Imagen tomada de Madrid sin prisas
He rescatado una imagen de la zona, tomada del blog: Madrid sin prisas, fechada en el año 1927, en la que se puede ver el Convento de San Francisco, que posteriormente se convirtió en cuartel y en los 50 desapareció para continuar la calle Bailén hasta la Puerta de Toledo.


Imagen tomada de Historias Matritenses 
La historia de la apertura de esta Gran Vía está magníficamente recogida en el blog: Historias Matritenses, que nos informa que los primeros proyectos son anteriores a la guerra civil, aunque hasta 1958 no se iniciaron las obras propiamente dichas. Esas Historias matritenses incluyen una imagen, que reproduzco aquí, porque recoge el momento histórico de la primera demolición de una casa de la calle del Rosario, en el citado año de 1958, y porque esa casa que está pasando a mejor vida bien podría ser donde vivía mi abuela, ya que, como esta, no tenía más que una planta.

La Gran Vía tuvo dos o tres nombres antes de existir, pero fue bautizada finalmente, en su inauguración oficial, como Gran Vía de los Reyes Católicos, olvidando los ediles madrileños que ya tenían una calle con ese nombre enlazando Cristo Rey con la Avda. del Arco del Triunfo (inicio de la Carretera de La Coruña) A día de hoy, de esa denominación no queda más recuerdo que el hotel situado en la esquina de la calle del Ángel, con Calatrava (antes calle de los Santos) La placa que testimoniaba la
inauguración de la Avenida ha sido "removida" con ocasión de unas obras de mantenimiento, como lo prueba la foto tomada sólo hace unos días, cuando decidí redactar esta entrada.

No obstante, he conseguido una imagen de la placa cuyo texto demuestra que el nombre elegido en su momento no fue casual, sino muy adecuado, en opinión de los entonces responsables;  la fecha de la inauguración, el "inaugurador" y la dedicatoria a los egregios monarcas creadores de la indestructible unidad de España, me llevan a pensar que esta placa no volverá a su sitio, y está por ver si va a algún almacén o sencillamente es destruida. Veremos.

Por último, compartir mi duda sobre la fecha de realización de la película: Es muy posible que se estrenara en 1959, pero entiendo que el rodaje debió ser cosa de 1956 o así, ya que no parece que la zona estuviera alterada por algo tan traumático  y evidente como la apertura de la gran Vía, que como he dicho se inició en 1958.

ACTUALIZACIÓN 10.01.2014
Mi hermana me informa que, en efecto, la primera casa que se derribó, momento histórico recogido en la imagen, era la de nuestra abuela. Al parecer ella se acercó a presenciar el evento, bien triste para nosotros.

También quiero utilizar esta Actualización para recordar que en el lugar donde hoy está ubicado el mencionado Hotel de los Reyes Católicos, durante mi infancia estuvo el cine San Francisco que, junto al Castilla, situado en Angosta de los Mancebos, eran los dos "palacios de las pipas" del barrio. Por alguna razón que no recuerdo a mi me caía mejor el "Casti" que el "Sanfran", que era como les llamábamos.

Ver también, Las Cercas y la Maqueta de Gil de Palacio







16 comentarios:

  1. Hola Rafael:
    Me quitó el sombrero ante tus dotes investigadoras y tu perspicacia para descubrir lo más recóndito. Desde luego lo tuyo son las películas (aún recuerdo el enlace que pusiste en el Foro del Viejo Madrid de "La verbena de la Paloma"). Enhorabuena por el artículo. Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
  2. Hola Jesús:
    La verdad es que me apasiona "ver Madrid" en el fondo de las películas antiguas y reconocer lugares, en ocasiones desaparecidos, como es el caso. En esta misma peli, se puede ver una casa de la Carrera de San Francisco que continuaba la fachada de la del Duque del Infantado hasta la calle de las Aguas, e impedía ver la Basílica desde Puerta de Moros. Hoy hay unas canchas en los que los niños practican deporte.
    Un abrazo, Rafael

    ResponderEliminar
  3. Hola Rafael,
    Enhorabuena por el documentadísimo artículo. Comparto contigo la pasión de ver Madrid en viejas películas. Por cierto, ¿recuerdas el palacio que había en la calle Trujillos, a espaldas de tu colegio y que formaba un recoveco en la calle? Pertenecía a Edgar Neville y salió en una de sus interesantísimas películas surrealistas. De él sólo queda el recuerdo de su portada pintada en las cerámicas que nombran la calle y el horrendo edificio que le sustituyó de Ricardo Aroca.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio:
      No recuerdo en detalle el palacio que rememoras, pero no es de extrañar; cuando eres un adolescente está más pendiente de otras cosas. En cualquier caso, las películas de Edgar Neville son una enciclopedia de imágenes de Madrid. El malvado Carabel, La torre de los siete jorobados o, muy en especial, Mi calle, rodada en la calle de Don Pedro, son buen ejemplo de ello.
      Gracias por tu comentario, Rafael

      Eliminar
  4. Magnífica entrada don Rafael, esa película la he visto unas cuantas veces por tener unas imágenes ya perdidas de Madrid, y el ir y venir de los personajes es como si lo hicieramos nosotros. Por cierto, el viaducto también tiene multitud de tomas en varias películas que merece la pena. ver. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, el Viaducto ha sido uno de los elementos urbanos de Madrid mas utilizado por nuestros cineastas, aunque sea con consecuencias tan trágicas como las de Cielo negro, a cuyo rodaje recuerdo haber asistido de niño.
      Gracias por el comentario. Saludos

      Eliminar
  5. Hola Rafael:
    hace unos días, cuando vi que habías publicado un nuevo post con este título, intenté leerlo enseguida, pero apareció un cartel diciendo que lo que buscaba no existía, o algo así... así que se me había pasado tu nueva entrada, tan interesante, y bonita. Me ha encantado. Menos mal que tu visita a mi blog me ha llevado hasta aquí, ¡ahora comprendo lo de que estabas vinculado con la VOT! Lo que cuentas es muy emotivo.
    Además, planteas temas interesantes, te ha salido "bordao".
    Gracias y saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mercedes; lo que debió pasar es que edité algún borrador por error, pero como seguía trabajando no pudiste verlo.
      Mis vínculos con la VOT son múltiples; sin ir mas lejos, mi dueña y yo nos conocimos gracias a ella hace unos cincuenta y cinco años...y aquí seguimos.
      Saludos

      Eliminar
    2. Pues enhorabuena Rafael ¡por esos 55 años!!
      Vuelvo para contarte que tengo un libro muy bonito, "Madrid en el cine de la década de los 50", de Luis Deltell, en el que dice que la peli de la que tú hablas se estrenó efectivamente en 1959, el 19 de octubre, pero se rodó en 1957, así que tenías toda la razón en tu apreciaicón.

      Eliminar
    3. Gracias Mercedes.
      Me quedo con el título del libro, que intuyo debe ser muy interesante.

      Eliminar
  6. Rafael :
    No creo haber visto la película " Fulano y Mengano ", pero la visión de los fotógrafas que incorporas en tu comentario sobre el tema, han tenido la virtud de traer de nuevo a mi memoria imborrables recuerdos de mi niñez.
    Como bien sabes, viví, junto con mis padres y hermana muchos años en la calle de San Isidro Labrador número 4, donde casualidades de la vida, en piso debajo del nuestro vivían tus tíos Juan y Aurora, el, hermano de tu madre.
    Llegamos a dicha casa, creo que en 1941-42, lo que significa que mi niñez discurrió
    Íntegramente, en los mismos parajes en que tu viviste la tuya. De ahí, que el fotograma de los niños jugando en la calle, donde, al fondo derecha se visualiza perfectamente el lienzo de la muralla, que yo vi con mis propios ojos infinidad de veces, me ha hecho disfrutar enormemente de tus comentarios.
    Te voy a adjuntar una fotografía que he tomado de un recorte de periódico, creo que era del ABC, en el que anoté el año en que fue tomada 1830. En sus ruinas también me atreví a entrar, aunque tengo que reconocer que me daba miedo. Por su peligrosidad fueron las primeras que desaparecieron. Años después comenzaron las voladuras para hacer viable la nueva avenida.
    Por favor, sigue escribiendo sobre el tema, que siempre te seguiré leyendo.
    Un abrazo muy fuerte. Manuel Ávila.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manolo por compartir tus recuerdos.
      En cuanto a la foto a la que te refieres, corresponde a la Maqueta de Gil de Palacio, que está en el Museo Municipal de Madrid y que, en efecto, data de 1830.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  7. para incrementar el conocimiento sobre la Gran Via de San Francisco y las viviendas que fueron derruidas para su construcción la película el Inquilino de Jose Antonio Nieves Conde e interpretada por Fernan Gomez, aparte de permitir ver una magnifica película, nos muestra las calles de los alrededores de la Iglesia de la Paloma, yo creo que las viejas casas que se están derrumbando son de la calle del Aguila pues en algún momento de la película una bocacalle que parte de la que sirve de escenario para el rodaje permite ver la Iglesia de la Paloma

    ResponderEliminar
  8. Vicente, aunque se que vi en su momento "El Inquilino" no recuerdo el detalle de las calles.
    Si recuerdo, con alguna imprecisión, que en "La vida por delante" o en "La vida alrededor", Fernán Gómez y Analía Gadé se compraban un pisito en una de las nuevas casas que se construyeron en la calle del Rosario. Se conoce que el barrio estaba de moda para los cineastas de entonces (ahora, también)

    ResponderEliminar
  9. Transcribo el comentario que acabo de hacer en Historias Matritenses: "A estas alturas descubro esta publicación. Dos cosas me llevan a este comentario: una, la vanidad; la otra, aclarar un dato. La primera es que yo participo en la película en cuestión. Iba con mi padre y mi hermano paseando por la calle de Bailén y nos paramos a ver porque estaban rodando una película. En esto, se acercó un señor a mi padre pidiéndole que le prestara al muchacho (yo) para salir corriendo en un momento del rodaje. En la escena que se desarrolla en donde ahora está la entrada a Palacio salen unos críos corriendo. Uno de ellos soy yo. Y puestos a recordar, en aquel momento yo debía tener seis años, luego 1956."

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Jesús, por el comentario.
    En mi infancia hay varios recuerdos de rodajes (menciono el de "Novio a la vista" en La Encarnación) y en especial del de "Cielo negro" que me impactó.
    Celebro que coincidamos en lo de la fecha

    ResponderEliminar